¿Es un buen combustible la leña?

Nuestras calderas de leña a precios competitivos siempre han tenido muy buena acogida entre nuestros clientes. De hecho, ha sido durante muchos años la caldera Hargasner más vendida. Los nuevos modelos cuentan, entre otras cosas, con la más alta tecnología de combustión y ofrecen un mayor rendimiento y comodidad al usuario. Además de lo ya mencionado, contar con uno de estos equipos en casa nos aportará otros beneficios que debemos tener en cuenta y que te vamos a resumir en el post de hoy.

caldera-hk

¿Sabías que el consumo de leña para producir el mismo calor que el gasoil cuesta aproximadamente la mitad? Este es sin duda uno de los motivos que mejor explica el aumento en nuestro país del consumo de leña.

Pero el precio no es la única ventaja a destacar:

1.- Se trata de un recurso sostenible que nos brinda la propia naturaleza.

2.- Destaca también por su alto poder calorífico. De media, podemos decir que el poder calorífico de la leña es de 4kw/kg, pero este dato puede variar en función del tipo de leña que se utilice y de la humedad que esta tenga. De ahí, que en más de una ocasión hayas oído hablar de la importancia del secado.

 

La madera, mejor cuanto más seca

La leña recién cortada retiene hasta un 75% de humedad. Por ello, la leña húmeda produce menos calor, lo que implica que a la larga necesitaremos más cantidad de leña para calentar la misma habitación. Esta es una de las razones de que la leña, una vez cortada, se almacene en un lugar seco y soleado durante al menos 2 años.

La opción más cómoda es comprarla ya seca. El proovedor puede informar sobre las diferentes calidades disponibles.

La madera húmeda genera además mayor suciedad, humos y emisiones. En casos de contener mucha humedad puede haber problemas en la combustión.

 

¿Qué madera es la mejor para calentar nuestro hogar?

Lo mejor en este caso es optar por las maderas secas y de calidad. Maderas que sean muy viejas o hayan sido almacenadas durante años en la intemperie no interesan.

Cuando hablamos de ‘maderas duras’ nos referimos a la leña que procede de las encinas, de los robles, los olivos, los naranjos, las hayas o los almendros, entre otros. En cambio, las leñas que se obtienen de las acacias, de los chopos, de los álamos o de los sauces son las que se denominan ‘leñas blandas’. Sus ascuas tienen menor duración, por lo que se suelen considerar de menor contenido calorífico.

En cualquier caso, desde Hargassner te aconsejamos no utilizar nunca maderas que hayan sido sometidas previamente a un tratamiento químico como, por ejemplo, las maderas barnizadas, ya que durante la combustión producen vapores muy tóxicos.

En cuanto a la pregunta que te planteábamos al inicio del post, no nos cabe ninguna duda de que la leña es uno de los mejores combustibles de los que hoy en día disponemos para nuestras calderas, al menos uno de los más naturales y limpios, siendo además un recurso local.

Si estás pensando en instalar una caldera de leña en tu domicilio o negocio no dudes en consultarnos. Nuestros profesionales te informarán sobre la carga y limpieza de los equipos.

Related post

0 Comment

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR